Cada día más educadores optan por grabar sus cursos y hacer llegar sus conocimientos a más alumnos. La digitalización de las formaciones también les permite obtener nuevos ingresos pasivos de la venta de sus formaciones online.

Vivimos momentos de cambio que hay que observar como una oportunidad de crecimiento y de mejora. En el ámbito concreto de la formación, en los últimos años, el entorno online ha ido ganando terreno a los formatos presenciales; una situación que se hizo mucho más perceptible con la aparición del coronavirus y la consiguiente necesidad de confinarnos.

A pesar de que estamos ante una nueva realidad que propicia la educación online, también es cierto que no hay que contraponer los dos modelos formativos, sino que estos pueden convivir e, incluso, complementarse.

Es un hecho que la formación registrada rompe barreras de tiempo y espacio: llega más lejos y se “consume” a demanda, donde y cuando quiera el alumno, que quizás de otra manera no podría acceder a estos conocimientos.

También cabe destacar que el alumnado actual está más enfocado a formarse en lo que quiere y le interesa, más allá de los títulos. La motivación por el aprendizaje de determinadas materias, los hace buscar cursos cada vez más específicos en Internet.

Estas circunstancias han llevado a formadores de renombre a sumar a la oferta presencial la venta de sus cursos a través de sus webs o de plataformas de elearning.

Es el caso de Noèlia Hurtado, consultora especializada en expansión de negocio y con un amplio bagaje en el sector educativo desde el año 2002. Actualmente, es directora académica del posgrado de Control de Gestión de Euncet Business School.

Su primer curso online, “El Camino hacia el éxito: crea tu empresa en diez etapas“, digitalizado con el apoyo de Moviedron, ya está disponible en Internet.

Noèlia, ¿qué te decidió a dar el paso hacia la digitalización de tus formaciones?

Para mí, digitalizar formaciones responde a una necesidad de mercado. Las personas ya han incorporado el hábito de acceder a conocimiento en línea de forma flexible. Esto da al alumno la posibilidad de elegir exactamente qué formación quiere hacer, cuándo y cómo.

Hay otras ventajas: a veces, los formadores sufrimos cuando damos clase en directo porque un alumno puede necesitar más atención, profundizar más o ir más o menos rápido que otro… Con la formación digital, cada alumno decide el su ritmo y determina en qué medida quiere interactuar con el formador.

¿Resulta muy complejo el proceso de digitalizar un curso?

El proceso de digitalización se puede agrupar en tres etapas: la planificación y desarrollo; la digitalización, propiamente dicha; y la estrategia de venta. Cada una de estas etapas conlleva una serie de acciones y la suma de todas ellas es vital para el buen funcionamiento del proyecto.

Los formadores debemos ver esto como una inversión que nos generará un rendimiento durante mucho tiempo y, por lo tanto, vale la pena trabajarlo con detalle.

“Digitalizar formaciones responde a una necesidad de mercado”

¿Cómo viviste el acompañamiento del equipo de Moviedron durante el rodaje?

Fue un trabajo de equipo y un apoyo fundamental. Lo viví desde la confianza de saber que estoy trabajando con profesionales de altísimo nivel que saben exactamente qué hacer y cómo hacerlo. Sólo tenía que dejarme llevar y concentrarme sencillamente en estar tranquila y hacer mi parte del trabajo, que es dar la clase.

Todas sus herramientas, como el teleprompter, facilitan muchísimo la ejecución del proyecto. Sus consejos hacen que no sea necesario hacer muchas repeticiones y no tener que destinar más tiempo del necesario a las sesiones de rodaje.

Además de la grabación del curso, ¿de qué otras tareas se hizo cargo Moviedron?

Albert Fresnadillo fue un guía de principio a fin: desde ayudarme a decidir cuál debía ser mi primer curso, cómo hacer los guiones, cómo estructurar la formación, etc., hasta dar de alta el curso en las plataformas de elearning y velar por cada detalle hasta su venta.

¿Recomiendas a otros formadores que digitalicen sus cursos?

Sin duda. Y es vital que lo hagan de la mano de un equipo profesional como Moviedron, ya que ahorrarán mucho tiempo, irán sobre seguro y aprenderán a hacerlo bien para que la formación funcione correctamente. Los formadores sabemos apreciar el conocimiento y, en este caso, son los conocimientos de Moviedron los que necesitamos.

Pin It on Pinterest

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
Abrir chat
1
HOLA
¿En que te puedo ayudar?/ En què et puc ajudar?